«

»

Abr 26 2015

Cooperación para las cooperativas

cooperativismocooperativismocooperativismoVersión del artículo de igual mismo nombre publicado en la página 2 de la separata «EconoMía» del lunes 30 de marzo de 2015. Periódico “Trabajadores”. Escrito por Francisco Rodríguez Cruz.

La comprensión de que las Cooperativas no Agropecuarias (CnoA) también forman parte de la propiedad social que erige nuestra sociedad, siendo una manera participativa y eficaz de gestionar bienes y servicios, así como de producirlos o brindarlos desde un colectivo que labora en común.

Más que el impacto económico produce un impacto social muy grande debido a la aceptación entre los trabajadores que ya forman parte de esta, aunque por otro lado los escépticos continúan con desconfianza, son estos los pilares fundamentales de algunos de los peligros o frenos que pudieran perjudicar la rapidez de su extensión, a partir de la experiencia hasta ahora acumulada en materia de cooperativas.

La más perniciosa de la aplicación de los principios del cooperativismo es la aplicación donde no hay condiciones para ello ni humanas, ni materiales, con la aprobación a los más altos niveles del estado no está todo garantizado, ya que pueden existir cuenta propias o entidades estatales que vean en esta la vía más eficaz y competitiva de asociación, hasta las que impulsan un organismo o Consejo de Administración Provincial para una actividad o establecimiento determinado, con su colectivo de trabajo, en todas estas formas puede haber falta de ideas emprendedoras ya que esto no hace cesar las responsabilidades sino que las transforma y crecen.

El entorno económico es también algo a lo cual hay que prestarle atención primordial, pareciere que todos están contentos con el cooperativismo, hasta tanto aparezca una entidad que deba hacer negocios con esta, es cuando comienza las indefiniciones, el desconocimiento de como contratarlas, pagarle o cobrarles, comienzan las apócrifas exigencias de garantías que por ninguna parte aparecen en la legislación vigente.

Por último algo que hace mucho más daño es trasladar las formas de dirigir y decidir que nada tiene que ver con el cooperativismo, ya sea esto por falta de preparación para atemperarse a los nuevos tiempos o por deformaciones que vienen de la anterior formación económica y que no son desterradas en el momento del cambio.

1 comentario

  1. Manuel Martinez

    Cierto es que resulta necesario tener una mayor información sobre lo legislado en materia de las Cooperativas no Agropecuarias y el trabajo por cuenta propia en Cuba, por ejemplo no logro encontrar el Decreto 309 Reglamento de las cooperativas de primer grado y por lo que pude ver tampoco lo encuentra el bloguero que publica estas páginas.
    Sería importante que los actores sociales de estos temas den su opinión para que el intercambio sea más provechoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *